En la pequeña ciudad de Nazaret,  situada sobre las cumbres de Galilea, fue la casa de Jose y Maria,  quienes fueron conocidos como los Padres terrenales de Jesus. (SJ 13.1).

Ahora Jose fue del linage, o de la familia de David; y cuando salió el decreto de que la gente debía ser contada, el tuvo que salir para Belen, la ciudad de David, para tener su nombre en la lista.  Esta fue una dura jornada, para la gente viajar en aquellos tiempos. Maria quien fue con su esposo estaba muy preocupada mientras subía las colinas a donde estaba Belen. (SJ 13.2)

Como ella deseaba un cómodo lugar en donde poder descansar! pero las posadas estaban todas llenas. El rico y el orgulloso estaban todos bien atendidos, mientras estos humildes viajeros tuvieron que encontrar descanso en un rústico edificio donde las vacas eran advergadas. (SJ 13.3)

Jose y Maria poseían poco de las riquezas de esta tierra, pero ellos tenían el amor de Dios, y esto los hacia ricos en contetamiento y en paz.  Ellos fueron hijos del Rey de los cielos,  Quien les daría un maravilloso honor. (SJ 13.4)

Tagged on: