Jesus pudo haber permanecido al lado del Padre, usando su corona de rey y el manto real. (SJ 15.4)  El escogió dejar Su Lugar de gran comando, dejar a los angeles que lo amaban. La adoración del trono celestial El cambio por la burla y el maltrato por hombres impíos. Por amor hacia nosotros, acepto una vida de privaciones y una muerte vergonzosa. (SJ 15.5)

Todo esto Cristo hizo para mostrar cuanto Dios nos ama. El vivió en la tierra para mostrarnos como nosotros podemos honrar a Dios por la obediencia a su voluntad.  El hizo esto para que siguiendo su ejemplo nosotros podamos morar con El en su hogar Celestial. (SJ 15.6)

Los sacerdotes y gobernantes Judíos no estaban listos para recibir a Jesus.  Ellos sabían que el Salvador estaba pronto en venir, pero ellos lo esperaban como un rey poderoso que los hiciera ricos y grandes.

Ellos estaban muy orgullosos para pensar que el Mesías fuera un niño necesitado. (SJ 15.7) Entonces cuando Cristo nació, Dios no se los revelo a ellos.  El envío la gran noticia a algunos pastores quienes cuidaban sus rebaños en las colinas alrededor de Belen (SJ 16.1)

Tagged on: